lunes, 22 de septiembre de 2008

René Eduardo Ruiz fue un win hábil y veloz



“Desborde hasta el fondo y centro”; “tirala adelante que yo pico”, eran las típicas frases que identificaban al gran delantero que supo ser René Eduardo “Pinino” Ruiz, quien deleitó con su velocidad y gambeta en la década del 80 para Independiente de Avellaneda, San Lorenzo, jugo en el Famoso Juventud Antoniana del 84/85 que clasificó al Nacional y terminó su carrera jugando en clubes del Nacional B.Aquel Juventud alistaba a :Vargas, Cordoba, Aybar, Espinola y Rivera, Flores, Maggio, Fullerat, Rivero o Pinino Ruiz, Garnica y Maladot.El equipo era dirigido por Juán Carlos Rico.

Hoy Pinino Ruiz se desempeña como profesor de la escuela de fútbol del club Atlético Sarmiento, y maneja alrededor de 100 chicos de diferentes categorías.
“Pinino” disfruta los buenos momentos en la profesión de DT de fút
bol infantil, los sábados juega para Saravah en la C-45, y en la semana trabaja en una fábrica de fideos de La Banda.
Siempre recuerda los gratos momentos que le dejó el fútbol, cuando jugaba de niño para Sarmiento (el club de sus amores), y pegó el salto al fútbol grande de la Argentina.
Jugó en Lanús y Tigre, el campeón y subcampeón del fútbol argentino. También fue dirigido en Central Córdoba por Ramón Cabrero, DT del “granate”. Qué más se le puede pedir a la trayectoria con la redonda de “Pinino” Ruiz.

Qué tiempos aquellos
- ¿La gente cuando te ve en la calle te recuerda cuando jugabas?
Siempre me recuerdan, por el pasado como futbolista que tuve, sobre todo mi pasado en el fútbol nacional, cuando jugaba en Independiente, de eso se acuerda más la gente. Pero en Juventud jugué muy poco porque teníamos un equipazo.

- ¿Qué te produce?
- Y me trae muchos recuerdos, también me llena de nostalgia por cómo pasan tan rápido los años. Por ahí no tuve mucha experiencia cuando era jugador como para saber sobrellevar algunas cosas. Pero dentro de todo, estoy muy orgulloso por haber llegado a donde yo quería, que era jugar en Buenos Aires.
- ¿Qué te dejó el fútbol?
- Principalmente me dejó muchos amigos, porque a donde voy, siempre hay gente conocida del fútbol. Hace poco estuve en Independiente, y me encontré con los mismos utileros de cuando yo jugaba. También algunos compañeros que hoy son técnicos. Eso es lo lindo que te deja el fútbol, muchas amistades, y lo mejor es cuando te recuerdan como persona.
- ¿Cómo fue tu primer vestuario en Independiente?
- Fue algo impresionante, encontrarme con tantas figuras encima fue algo muy lindo. Estuve al lado de grandes jugadores, la verdad que no lo podía creer, yo trataba de disimular un poco. En ese vestuario estuvieron Giusti, Bochini, Burruchaga, Oscar Ortiz, el “Puma” Morete. Era un desfile de figuras, porque a mí me tocó estar en la mejor época del club. En ese momento Independiente estaba por encima de Boca, River y otros, ellos habían sido campeones del mundo en el 78.
- ¿Tu momento más feliz?
- El momento más feliz de mi carrera creo que fue cuando me incorporé a Independiente. Recuerdo que estaba jugando en Sarmiento, en la primera, vino un dirigente, Lito Veiga, que me vio jugar en un Regional y me llevó a una prueba, ahí estuve 15 días y después quedé. Y una tarde jugando para Juventud una finalísima que derrotamos a Gimnasia y tiro 2 a 1. Hubo un penal que convirtió Fullerat que marcó el gol y que el arbitro Iturralde no lo convalido la red estaba rota.

- ¿El más triste?
- Cuando perdimos el ascenso con Lanús, en la última fecha perdimos con Chaco For Ever y no pudimos subir a la A. La gente de Lanús iba a comprar mi pase, pero después de esto no se dio.

Con los chicos
En 1993, René Ruiz colgaba los botines jugando para Tigre, y se dedicó a estudiar periodismo deportivo, se recibió y en 1996 regresó a Santiago. “Los niños de ahora no son como éramos nosotros, antes teníamos más potreros, no solamente jugábamos en el club, lo hacíamos más en la canchita del barrio. Ahora los chicos tienen el trayecto de la escuelita a la casa y nada más. Esto también se debe a que la calle ya no es la misma, porque antes no te exponías a tantas cosas peligrosas como ahora”.
Sinceramente los que se van a jugar afuera son contados, es cuestión de suerte y oportunidad”, concluyó René Ruiz, un amante del fútbol, que tuvo sus épocas de gloria, y ahora los pibes de Sarmiento lo disfrutan.
(Aporto Información Oscar Barrionuevo)